Flattr: halagar creadores con dinero

Flattr es una red de micro-pagos. La idea detrás es “ayudar a las personas a compartir dinero, no sólo contenido.”

Flattr –apócope de flatter, halagar en Español– funciona más o menos así. Uno deposita una cierta cantidad de €. Digamos €6. A menos que uno utilice todo el crédito, no hace falta repetir el depósito. Luego, uno determina que porción de esa cantidad usará por mes. El mínimo es €2. Esos €2 serán repartidos de acuerdo con la cantidad de clicks que uno haga en los botones que Flattr pretende diseminar por la red. Si uno otorga dos click al mes, cada click vale €1; si uno realiza diez cada click significa €0.20 y así…

Finalmente uno navega una red de recomendaciones tipo Digg. Allí, el usuario puede sugerir contenido con la condición que sea de producción propia. Quebrar esa norma implica el destierro. El botón de Flattr también está disponible por fuera de su red social. Cualquier sitio puede usar Flattr como método de recaudación. Flattr obtiene ganancias cobrando 10% del valor total que uno eventualmente extraiga de sistema. Así, impone una pequeña barrera de salida.

Tal vez, el principal logro de esta plataforma sea simplificar algo complejo. En una presentación de TED, George Whitesides sugirió una serie de condiciones para considerar simple a un sistema. Sigamos esa lista usando las características de Flattr:

(1) Reliable/Predictable. Es directa la relación entre un click y una unidad de valor.
(2) Cheap. No existe una barrera de ingreso alta.
(3) High performance or valuable/cost. Dado que se cumplen las dos primeras condiciones, esta característica está garantizada.
(4) Building blocks. Flattr cuenta con API y plugins que permiten expandir el sistema

Los valores que circulan en el sistema son aparentemente fungibles e intercambiables por dinero. Ergo, las unidades tiene el mismo valor simbólico. Una canción, por ejemplo, podría recolectar 200 flattrs y un texto otros 200. Eso genera un cierto equilibrio que sólo se quiebra en privado, cuando el creador calcula el equivalente en dinero que implican esos 200 flattrs. Al final del día los 200 flattrs pueden valer €200 o €2.

¿Logrará el botón de Flattr la presencia que tienen los de Fakebook, digo Facebook, Digg o Twitter? En tal caso sería divertido cruzar los valores en la red. Por ejemplo: ¿cuántos Whuffies son un Flattr y viceversa?

Al final de cuentas el dinero seguirá siendo, al menos por un tiempo, una constante. Pero, en la economía de la atención dónde la escala manda, la dictadura de la popularidad encuentra una pseudo-amenaza conceptual: tal vez obtenga sólo 150 flattrs por mes; pero si cautivo al público adecuando esos 150 pueden valer decenas de € cada uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>