La relevancia en los comentarios

Vía @Gauyo escuché en 2Papiros a Víctor Hugo Morales quejarse de los comentarios insultantes en los diferentes periódicos on-line de Argentina.

El problema no es que exista un comentario insultante y por ende irrelevante. Ponderar lo relevante y lo irrelevante de igual modo es el verdadero problema. El opinólogo/puteador es un agente previo a la tecnología. Cómo si de pronto todos los improperios sin fundamento o los ataques ad-hominem que escuchamos en los taxis, cafés, estaciones y otros espacios públicos floten en la superficie, multiplicados exponencialmente.

Ahora bien, esa misma tecnología podría utilizarse para modear –premiar/castigar– este tipo de prácticas. Para esto deberían sumarse varios métodos de ponderación en una misma plataforma. ¿Cómo? Ni idea, pero aquí hay algunas pseudo-sugerencias: permitirle al lector organizar los comentarios, establecer mecanismos para condenar la irrelevancia –además del existente reporte de abuso– y construir un sistema de karma…

Hay que enterrar con una tonelada de comentarios significativos a los trolls. Sepultarlos en el olvido de lo inaccesible.

6 pensamientos en “La relevancia en los comentarios

  1. Ramón

    Es interesante lo que decís. Pero a veces los comentaristas les da fiaca tener que censurar ellos a los anónimos.

  2. Mauro Duarte

    Dos cositas,

    * Sacame la duda si el primer comentario de 2 papiros esta moderado en chiste o le esta haciendo caso a VHMorales. :P

    * Los comentarios en los diarios en general son un asco, llenos de basuras y nunca aportan nada. Ni pensemos en las secciones como política o fútbol. Pero tienen que estar, toda esa gente que se espresa de manera primaria (con mucha suerte), con bronca y siendo casi un cero a la izquierda, es la misma que camina por la calle.
    Se que a primera vista suena feo, pero somos así. Es una lastima, si pero somos así y esos comentarios tienen que estar.

  3. Nch Autor

    Ramón. Coincido. Sin embargo, no tiene tanta importancia el compromiso “aparente”. Tal vez los comentaristas valiosos no se toman 5 minutos dado q sus ideas serán ponderadas del mismo modo q una puteada sin sentido. El compromiso aparece cuando hay “premios y castigos”: lo mismo que en la “sociedad real” :)

    Mauro: jeje… El punto es ese. Hay comentarios buenos, 1 cada 1000, ponele, si querés ser pesimista. Pero al ponderase igual, frustra. Si ese usuario comprometido con al discución tiene modos de ayudar a regularla surge otro escenario. La matemática hace el resto.

  4. Ramón

    Jajaj Mauro no lo borré yo. Fijate que dice “el autor ha eliminado el comentario”. Si lo hubiera sacado yo diría “el administrador”. Admito que elimino a veces, pero solo cuando putean sin sentido.

  5. Mauro Duarte

    @nch, si, podría ser. Y como haces para llevar ese “karma”, sin obligarlo a registrarse[que es un embole]. ¿Facebook Connect o algo de eso?

    @Ramon, tenés razón. Venía pensando en “el autor” del blog que cuando leí “el autor” te tiré el muerto a vos.

  6. Nch Autor

    Mauro: el puteador anónimo tb se registra. Mirá el caso de LN q pide hasta DNI! El asunto es crear valores dentro de la comunidad, aún cuando los comentarios anónimos estén permitidos. Porq lo q queremos crear con el comentario es un valor de debate comunitario. ¿No?

    Pero q diferencia hay entre ese usuario registrado q se tomó el embolante trabajo –como bien decís–, q se interesa por valorar notas y comentarios, q linkea su cuenta de facebook, q pone sus datos reales porq es suscriptor del diario/revista papel y el tarado q sale a decir sandeces esporádicamente? Ninguna. Y ese es el error.

    El comentario anónimo insultante de un no-registrado tiene q estar para q no lloren falsas lágrimas sobre la libertad de expresión, pero debe ser semitransparente y último en la lista.

    El comentarista coherente, registrado, responsable, etc. tiene que tener su comentario ponderado visual, matemática y socialmente. Su voto debe valer doble, por ej.

    El que quiera putear va a poder putear pero será la comunidad –con ayuda de los algoritmos y en menor medida de los moderadores humanos– la encargada de demostrarles lo poco “importante” de su aporte. Al segundo intento, claudicarán.

    El tema es q quienes están claudicando son los comentaristas valiosos y una vez q ellos se van difícilmente regresan. ¿Quién se tiene que decepcionar? That’s the question…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>