Vistazo a la retrocomputación

AMIGA 500 (Copyleft Bill Bertram)Estuve leyendo el artículo de Matías Reapar sobre tecnología vieja que publicó RS en su edición número 112. Él recorrió el libro Core Memory: A Visual Survey of Vintage Computers y sumó conceptos dejando todo bien clarito. A pedido de Ernesto Martelli, también investigué sobre el tema y aunque lo impreso finalmente comprende sólo juegos y otros artefactos, no pude evitar desviarme un poco ante tamaño universo.

Descubrí que si bien la nostalgia tech no es exclusividad nerd, no muchos poseen el conocimiento suficiente para reunir y resucitar tecnología senil con afán neorenacentista. Cuan testigo de esos pocos, aparece Vintagecomputing, blogzine editado por Benj Edwards coleccionista y músico de Request-A-Song. Vintage Computing and Gaming (VC&G) contiene información sobre artefactos pioneros tipo Apple II, IBM PC/AT, Commodore (64/128), ColecoVision, Atari, NES… estandartes generacionales con fotos, manuales y consejos.

Intercambiamos conceptos con Benj sobre si el vintage computing podría transformarse en una “moda” que trascienda la tribu. Pensé: si la relación con la tecnología hoy es más popular -en comparación, digamos, con la Vespa– el número de interesados sería mayor.

Pero Benj tuvo varias objeciones al respecto: “Estoy seguro que el vintage computing será siempre una actividad de nicho. El retrogaming en cambio tiene el potencial de convertirse en algo mainstream.” Luego, con una gentileza inusual, continuó explayándose: “Los videjuegos son una experiencia que casi todos disfrutaron. Las computadoras viejas, en cambio, requieren un montón de conocimientos técnicos y un especial interés en vuelvan a funcionar […] Hacer que artefactos obsoletos funcionen correctamente puede enloquecerte. Demanda una dedicación seria engancharse con esto. Los juegos en cambio nunca caducan. Seguro que vence la calidad gráfica, pero los buenos games superan al tiempo y siempre serán divertidos sin importar cuando los juegues.”

Benj pudo comprobar este interés diferenciado en VC&G. “Los interesados en retrogaming son miles de veces más”, detalló. Igual, parecería que los aparatos, en su uso cotidiano, adherían nostalgia. Pero “la gente no usará ciertos gadgets desde el momento en el que exista un mejor camino para resolver una tarea específica. Así nace la obsolescencia. No habrá retorno a la gloria en términos de uso. El interés popular que surge en forma de nostalgia no dura demasiado. ”

Claro, que todo alarde de retrocomputación sería impensado sin la AMIGA, hito de la informática hogareña. Creada por por Hi-Toro y distribuida por Commodore durante los 80’s y 90’s, AMIGA trasciende el escritorio para transformarse en culto. Aún trece primaveras después de que descontinuaran su producción masiva, subsisten cofradías de fanáticos. En cuanto emuladores de la AMIGA: Fellow y UAE, ambos freeware.

La estela de aparatos caducos que deja el avance hace del retrocomputing una tarea magna. “Después de todo, para los coleccionistas de computadoras vintage piezas de diez o veinte años parecen arcaicas mientras que para coleccionistas de otros campos tratan con ítemes con cientos de años”, escribió Benj.

Ante mi curiosidad surgió el nombre de Tom Copper: “En los primeros años de la WWW fue el compendio de Tom Copper fue el primero que recuerdo. Tiene una variedad de material que admiro. No tengo idea dónde está él y su colección”, confesó Benj.

Quantum LinkTodas esas nobles máquinas estuvieron cierta vez conectadas y pese a que hay BBS activos, la gema de la retroconectividad es Quantum Link Reloaded. Una versión aniversario de la red que empalmaba Commodores en los 80’s. Este proyecto edificado sobre VICE, un eficaz émulo de C64, transporta PCs al paleolítico de la Internet.

Finalmente, a modo de anticuario, Textfiles y Retroarchive hurgan contenidos otrora online. Y para quienes echan de menos algún soft, Oldsoftware y Oldversion son el refugio adecuado. Puesto que varios programas poseen un copyright de ridícula duración surge el abandonware. Pero esa es otra historia.

_______
1-Otros enlaces: Digibarn, Oldcomputers, Computeremuzone, Retrothing, Bytecellar y Vintagemacmuseum.
2-Aclaración: Algunos pasajes del texto están basados en un artículo vendido a la revista Rolling Stone Argentina. Entiendo que como autor puedo reproducir lo que me plazca del mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>